Medios de comunicación

Vuelvo a intentar ponerme al día y en una sola mañana basta.

No sé quién es realmente quien me hace sentir que pierdo el tiempo, si los medios de comunicación o los políticos. No me interesan sus palabras sino sus acciones.

El fin se presupone, no es otro que el bien común. Así pues, lo intento. Intento leer el periódico o ver los informativos y ver cómo lo interpretan, lo fijan y diseñan un plan, paso a paso, para alcanzarlo. Ideas, planes, objetivos.

Espero leer cómo se desarrollan, mejor o peor, pero haciendo hincapié en el plan, no en la persona que lo ejecuta. Al fin y al cabo, el ejecutor siempre anhela que salga bien, y si no es el caso no es vocación lo que le colocó ahí.

Sin embargo, me encuentro con la interpretación de las palabras pronunciadas, el mensaje fijado por los medios y un diseño no de acción, sino de discusión. Y me aburro.

Sinceramente, no le doy importancia a que un hombre no quiera subir en ascensor con mujeres. Eso no me afecta. Tampoco que otro escriba una carta disculpándose. La Justicia dictará sentencia.

Entonces, ¿para qué? ¿Cuál es el fin que persiguen los mass media? ¿Que nos quedemos con esas noticias sin fundamento? ¿Que sintamos que estamos informados? ¿Que sigamos sin poder averiguar los sucesos en mayor alcance? ¿Que nos posicionemos fácilmente de cara a nuevas elecciones? ¿Que sin entender, ni ver, todas variables tengamos una idea clara?

Tantas preguntas me recuerdan a Matrix, hacerte ver que eres importante dentro de este sistema. Sistema artificial y material.

Esos preciosos minutos se podrían emplear para explicar, concienciar y difundir conocimiento sobre las instituciones que nos representan, el entramado internacional que siempre limita y, porqué no, incluso alguna noticia alegre sobre alguno de los milagros que tienen lugar cada día.

Lo intento, pero no lo consigo.

Sanlppms.

Anuncios