Todo se desenreda.

Sin título

Y sólo habrá una dirección con un único sentido.

Sanlppms.

Anuncios

Detuve el silencio.

Por fin, el mejor momento del día. Voy a escuchar el silencio y ya me quedaré durmiendo.

La opinión es ego. Sandra, no, no interrumpas el silencio, intenta no pensar.

Sí, eso es.

El silencio.

Es que…

Años atrás siempre quería tener una opinión, pues lo veía como parte de la construcción de mi personalidad y quería ser una persona con “criterio propio”.

Respira, Sandra, respira.

Espera.

El juicio como parte del ego, como parte de lo material, pero en sí mismas… estas palabras son una opinión. Sí, bueno, pero no me dejaré llevar por la importancia de ésta.

En el terreno espiritual y energético son más significativos los actos que las palabras, los sentimientos que las razones. Las personas que más me han enseñado del amor, de la luz, de la vida… nunca me hablaron ni del bien, ni del mal, ni de Dios… mas fue a través de sus acciones como me mostraron qué camino y con qué actitud habían escogido para pasear por esta tierra. Sí, además en el Bhagavad-Guitá dice algo así, ¿no? Y ahora lo comprendo.

No estoy meditando… da igual seguiré con esta reflexión a ver dónde llego.

Antes siempre leía las noticias y experimentaba cambios en mí, ahora no es a la indiferencia donde me dirigo sino al silencio.

En términos jurídicos, sigo en mi fase de instrucción, quizá la resolución la sepa en un futuro o, tal vez, no. Aquí aprendo, averiguo y analizo, pero ya no siento la necesidad de dictar un veredicto al respecto y no me da miedo.

Ciertas personas pensarán que me vale todo, que me dejo influir y que no tengo principios, otras que siento indiferencia y algunas que simplemente no llego a comprender.

Yo sé que estoy en silencio, experimentando lo que leo, escucho y veo… todo se queda en mí, no tengo que demostrar nada a nadie, aunque si me preguntan contestaré. Seguramente esperan recibir una respuesta única, bien estructurada y cohesionada, de la cual me pueda sentir orgullosa y defensora. Nada más lejos de mí. Qué pena porque sigo instruyéndome y, aun siendo capaz de formar un juicio argumentado, no quiero cerrar mi mente, no quiero levantarle fronteras.

Tal vez un día, una todos los puntos formando un crochet de opiniones bien bonito, pero no aspiro a ello de momento, sólo quiero coleccionar hilos para no dejar ninguno de distinto grosor o color sin leer, escuchar o ver.

Sí, en vez de hablar seguiré actuando de la manera que hasta ahora mi aprendizaje me ha mostrado una sonrisa. Ensayo y error. Atreverse y asumir riesgos. En silencio, Sandra, en silencio.

Sanlppms.

Lorenzo

Lorenzo se perdió para poder descubrir a Luna, y cuando creyó haberla encontrado… ella ya se había marchado.
Sintió pena por lo que no es y rabia por lo que nunca fue.

Lorenzo empezó, una vez más, a buscarse a sí mismo.
Sabía que converger no siempre era posible.

Lorenzo, al fin y al cabo, salía todos los días.

Sanlppms.

Esencialmente lúdico

El camino del artista de Julia Cameron es un libro que, con total seguridad, citaré más de una vez. Su lectura, hace ya un año, me abrió de nuevo ese sendero hacia mí misma, hacia mi imaginación, hacia mis sueños.

Me recordó aquel tiempo en el que no tenía compromisos, ni responsabilidades mayores, en el que iba a teatro, a voluntariado, a voleibol… y escribía como terapia para conocerme, y conocer mi entorno. Aquel tiempo en el que no conocía el orgullo o el llanto desde las entrañas, en el que estaba volcada con el momento y el optimismo me iluminaba.

Toda una joya para quien desee recuperar su creatividad más pura, para quien aspire descubrir que siempre tuvo y tiene imaginación, para quien anhele definir sus miedo e inseguridades y alcanzar sus objetivos.

Y para todos aquellos que nos exigimos debemos recordar una cita de la semana 12:

“La creatividad debe liberarse de los estrechos parámetros del Arte con mayúscula y es necesario reconocer su carácter esencialmente lúdico”.

O como ya se decía en la Antigüedad: ars gratia artis.

Sanlppms.

Todo sucede por una razón

Había aroma de café por toda la casa, su madre ya se había levantado y puesto la cafetera cuando él bajaba las escaleras. Fue directo a la cocina, agarró su taza favorita y se sirvió un café bien largo y sin azúcar. Con la tranquilidad del despertar, se dirigió a aquel sillón junto a la chimenea, desde el cual divisaba por la ventana la suave lluvia y el verde húmedo.

Las dudas con las que se acostó persistían, sin embargo, su largo sueño le había relajado. Se sentía sereno y calmado, en silencio. Entonces empezó a reflexionar.

El tiempo pasa tan deprisa, cada vez siento que se acelera más y yo no me puedo quedar atrás, y eso que siempre vivimos el único momento, el presente. Supongo que todo sucede por una razón, y lo que a veces nos pasa y pensamos que todo nuestro mundo se destruirá, resulta que no. Nada se destruye, simplemente cambia y tendemos a pensar que será horrible y sentiremos dolor pero, esa es la forma que tiene el miedo de manifestarse. Empezamos a movernos por nuevos senderos y descubrimos otra luz, que nos llama la atención y nos ilusiona, pues aunque estábamos a gusto con la luz que brillaba en el pasado, esa que ya se extingue… ahora hemos cambiado y la que encontramos es distinta e incluso puede que brille e ilumine más nuestro camino. Y es ahí, cuando supongo que todo sucede por una razón. Estoy agradecido por todo lo que me rodea.     

Sanlppms.