The fear is his Trump card.

Donald Trump, ese dirigente político, actúa como gerente de una empresa. Contrata, despide, firma y deroga. El Estado del que es cabeza lo ve en números, intereses, inversiones, ganancias y pérdidas.

Se olvida. Olvida que un Estado está compuesto por ciudadanos, igual que olvidó que una empresa se compone de trabajadores, y dentro de estas dos palabras está integrado el ser humano. Personas con derechos, deberes, inquietudes, sueños, dudas y miedo. Es el miedo su producto favorito. Lo vende, lo justifica, lo hace necesario y lo comercia.

El gigante empresario acostumbrado a llegar a la cumbre sin considerar a quienes se quedan abajo, ha de saber que un Estado no es una compañía. Por soberano que sea, participa en un orden mundial cuyo factor común es la propia Tierra y sus habitantes.

Anuncios

Agendas, palabras y arte.

Ayer estuve revisando viejos apuntes y me encontré con agendas de cursos pasados. Especialmente la del 2006/2007 me sorprendió. Tenía en aquella época la costumbre de anotar la mejor frase del día, además de pegar las entradas del cine, servilletas de bares e incluso etiquetas de bebidas.

Nueve años después, me siento agradecida por la persona que fui, aquella que dedicaba parte de su tiempo a organizar los recuerdos y cuidar el más mínimo detalle, con el fin de que en un día como el de ayer me encontrara la agenda y reviviera lo vivido, y hasta aprendiera de mi pasado.

Son muchas las palabras ahí escritas, sin embargo, las que escribo a continuación no pertenecen a mí, sino a una amistad corta, pero intensa y profunda.

“El arte es subjetivo, abstracto concretamente hablando y concreto abstractamente definido. Es una sonrisa, es una lágrima, es una sonrisa encima de una lágrima… es una sonrisa que sabe a lágrima. Es vivir por nada cuando se siente todo. Y te diré que el arte soy yo y eres tú.”

Yo añadiré que también es arte el recordarte, y más poder leerte y saber que, en este momento, sigues dando pensamientos y definiciones a las personas que te rodean, con un ritmo poético invitando a un sosiego general y espontáneo muy agradable.

Una vez más, el arte es política, la del saber hacer, la de contribuir al crecimiento personal y al enriquecimiento del alma, en este caso a través de las palabras. Surtiendo directamente efecto en uno mismo y de ahí, al bien común, a la buena convivencia, al supuesto fin de las instituciones que nos gobiernan.

Cada uno de nosotros tenemos mucho más poder del que podemos llegar a imaginar. Pues igual que mi viejo amigo, quien sigue liberando sus palabras, creando su propia política, tú también puedes.

Influye y contribuye.

Cualquier acto puede ser eminente para alguien. Suéltalo, suéltate.

Sanlppms.

Medios de comunicación

Vuelvo a intentar ponerme al día y en una sola mañana basta.

No sé quién es realmente quien me hace sentir que pierdo el tiempo, si los medios de comunicación o los políticos. No me interesan sus palabras sino sus acciones.

El fin se presupone, no es otro que el bien común. Así pues, lo intento. Intento leer el periódico o ver los informativos y ver cómo lo interpretan, lo fijan y diseñan un plan, paso a paso, para alcanzarlo. Ideas, planes, objetivos.

Espero leer cómo se desarrollan, mejor o peor, pero haciendo hincapié en el plan, no en la persona que lo ejecuta. Al fin y al cabo, el ejecutor siempre anhela que salga bien, y si no es el caso no es vocación lo que le colocó ahí.

Sin embargo, me encuentro con la interpretación de las palabras pronunciadas, el mensaje fijado por los medios y un diseño no de acción, sino de discusión. Y me aburro.

Sinceramente, no le doy importancia a que un hombre no quiera subir en ascensor con mujeres. Eso no me afecta. Tampoco que otro escriba una carta disculpándose. La Justicia dictará sentencia.

Entonces, ¿para qué? ¿Cuál es el fin que persiguen los mass media? ¿Que nos quedemos con esas noticias sin fundamento? ¿Que sintamos que estamos informados? ¿Que sigamos sin poder averiguar los sucesos en mayor alcance? ¿Que nos posicionemos fácilmente de cara a nuevas elecciones? ¿Que sin entender, ni ver, todas variables tengamos una idea clara?

Tantas preguntas me recuerdan a Matrix, hacerte ver que eres importante dentro de este sistema. Sistema artificial y material.

Esos preciosos minutos se podrían emplear para explicar, concienciar y difundir conocimiento sobre las instituciones que nos representan, el entramado internacional que siempre limita y, porqué no, incluso alguna noticia alegre sobre alguno de los milagros que tienen lugar cada día.

Lo intento, pero no lo consigo.

Sanlppms.