Para Parménides y para mí, lo que es, es y lo que no es, no es.

Aaron AndersonLove never dies or dissipates into nothing, It exists in the air where the lovers kissed, It exists in the paths they walked on, The snow that evaporated stuck on their shoes, The songs they heard on the radio at night The air that passed through their car windows, The clothes that were kept…

via Real Love Never Dies — Thought Catalog

Anuncios

En los días como hoy…

Todos los días de mi vida pienso en ti en algún momento y suelo sonreír por la suerte que he tenido de conocerte y de tenerte en mi vida.

Sin embargo, en los días como hoy, cuando me dan una buena nueva me vienes al pecho más que a la mente y lloro. Mis lágrimas desatan la tensión que supone saber que ya nunca te volveré a ver, que no estás aquí para recibir la noticia y que no estarás para conocer a tu nieto.

En días como hoy te echo aún más de menos. Me entristece sentir que nunca más una alegría podrá llegar a ser completa, pues me faltará compartirla contigo, ver tu rostro iluminado por tu bella sonrisa llena de amor, llena de ángel.

Je t’aimais, je t’aime, je t’aimerai.

Siempre en mí, más tú que yo. Seguiré aprendiendo de tu recuerdo y continuaré el camino que emprendí junto a ti.

Prometo mirar siempre al punto más alto del lugar donde me encuentre para orientarme y no perderme, para inspirarme y no perderte. Tal como me lo explicaste.

Y prometo saber transmitir la alegría, el encanto, la calidez, el optimismo, el movimiento, la generosidad, la gracia, el amor… que siento gracias a ti, a todo aquel que venga para quedarse y, también, a los que tan sólo estén de paso, pues es esa la mayor enseñanza de vida que me han dado, que me has dado. ENTREGAR. Ayúdame y te habré ayudado*.

Gracias, papá.

Sanlppms.

*Letra de la canción Pero A Tu Lado, Los Secretos.

Lorenzo

Lorenzo se perdió para poder descubrir a Luna, y cuando creyó haberla encontrado… ella ya se había marchado.
Sintió pena por lo que no es y rabia por lo que nunca fue.

Lorenzo empezó, una vez más, a buscarse a sí mismo.
Sabía que converger no siempre era posible.

Lorenzo, al fin y al cabo, salía todos los días.

Sanlppms.

La segunda oportunidad

Leo no comprendía, no sabía la razón. Tal vez, pensaba, era por su carácter pasional e impulsivo o, quizá, tan sólo era una cuestión de tiempo y de lugar. Con Anabel pasaba momentos cálidos y agradables, sin embargo, algo le decía que no era ése su camino. No la veía capaz de luchar por su amor, lo abandonaría todo al destino. Cuando la conoció hubo magia, mas al poco tiempo comenzó a fijarse en esos pequeños detalles que hacían que no fuera para él, su alma gemela. Aún así no quería dar por terminada la relación, huía del sentimiento de cobardía, deseaba intentarlo, que la renuncia no fuera una opción, prefería perder a no jugar.

Mientras Anabel no tenía prisa, vivía relajada e intentaba centrarse en el presente, con sus preocupaciones e inseguridades. No deseaba forzar el momento, a pesar de que Leo siempre le ofrecía pequeños amaneceres, ella los rechazaba. Tampoco comprendía, no sabía el motivo, mas con su ritmo pausado prefería pasar tiempo con amigos antes que profundizar con Leo. Parecía tenerlo todo y sus amigos apoyaban abiertamente la relación, pero sólo ella había conversado más con él, sólo ella tenía sus ojos. Y su visión era de un niño con muchas ganas de vivir, que lo quería catar todo, que se cuestionaba todo y Anabel no se veía con fuerzas suficientes para seguirle el ritmo. De un cierto modo le daba pereza y sabía, en el fondo, que esa pereza no podía augurar algo bueno.

Leo y Anabel querían encontrar a alguien, esa persona capaz de darles una segunda oportunidad, con el deseo de conocerlos, con la habilidad de aclarar sus propias ideas y mostrarles nuevos colores y nuevas notas musicales antes no percibidas. Esa persona capaz de inspirarles y hacerles levitar.

Cada uno por separado, sin conocer el porqué, eran conscientes que no tenían enfrente de aquella bonita mesa a esa persona tan especial. Aquella oportunidad capaz de darles una segunda.

Sanlppms.

Disfrutemos de la jornada…

IMG_20140805_162605

que esto se acaba.

La sensación de ser extraña en un lugar, y querer conocer, querer empaparte de la cultura, de su pensamiento, de su estilo de vida. Motivación.

El rico olor a mantequilla que desprende un croissant y su bocado… Mmmmm. Junto con el café que prepara tu garganta y tu cuerpo para una radiante mañana. Deleite.

Él. Esa huella mágica que dejó en ti. Cuando tienes dudas siempre recurres a esa persona, qué haría, qué me diría. Amor.

La melodía. Aquella que no sabes si nada más escucharla se ha amoldado a tu ser o, más bien,  al contrario. Tiene tal poder que puede que sea tu ser quien se haya ajustado a ella. Comprensión.

El lugar. Donde estás, simple y natural. Donde fluye la concentración. Calma.

Sanlppms.

Hoy me ha sonreído

Esta mañana he vuelto a ver a ese hombrecito mayor desde lejos, con su paso pausado. Me he acordado que ya había escrito sobre él, y he recuperado las siguientes palabras del mes de mayo.

Hoy me ha sonreído.
Estaba en la sala de estudio, ya cansada y con hambre, pero, sin haberme acabado la materia. Así pues, fui a comprarme algo para cenar y decidí tomármelo en un banco, sentada y contemplando a la gente que pasaba.
Ahí estaba yo, calmada y contenta por la determinación de volver a entrar a estudiar de nuevo, saboreando mi porción de pizza de verduras, cuando alcé la vista y lo vi.
Era un hombre más viejo y más bajo, con la chepa más corva que la que él tenía, pero, con su mismo tono de piel y la misma pose al caminar tranquilamente, con las manos entrelazadas por detrás, en la espalda. Estaba mirándome y, justo dio un paso colocándose enfrente de mí, me sonrió. Él me sonrió, él me sonríe.
No sé el motivo de mi percepción, si ya he dicho que no era igual que él, mas me advino la sensación que estaba allí.
Él sigue conmigo, independientemente donde su cuerpo yace. Su alma me ha sonreído.

Sanlppms.

En la oficina

Tímido y encantador que pasa desapercibido pero, cuando te fijas en él ya no hay vuelta atrás. Es entrar a la oficina e inconscientemente tu mirada ya lo ha localizado, y si no está, todos tus sentidos están pendientes de todos los movimientos que ocurren alrededor de la entrada.

Tímido que si le das tiempo, y haces el descanso del café junto él empezará a abrirse. Primero te preguntará por ti: ¿cómo estás?, ¿cómo va el proyecto?, ¿qué tal fue el fin de semana? Y tras tus historias, siempre con tu toque jovial, empezará él a desarrollar las suyas, siempre con una sonrisa, siempre…

Encantador. Le notarás esa inquietud dentro de él, esos ojos claros y oscuros a la vez que quieren saber más de ti. Esas manos que buscan el contacto pero que las detiene. Esa sonrisa nerviosa que a veces se relaja y muestra su amplitud, su belleza.

Y te preguntas, ¿lo intuirán los colegas? O ¿no es tan evidente? Y sin deseo real de querer hallar una respuesta, le sonríes de nuevo y vuelves a tu puesto de trabajo. Incluso la estadística puede llegar a ser más dulce y divertida. Buenos días.

Sanlppms.

Veintialgo

Después de la adolescencia.

Se despertó antes de que sonara el despertador. Había dormido relajada, tuvo un bonito sueño y sus ojos se habían abierto suavemente. Con una sonrisa, puso la música de ese cuarteto de Liverpool y se metió a la ducha.

Me abro al amor, me abro al dolor, porque quiero y deseo Vivir, experimentar, sentir. Quiero reír y quiero llorar, quiero dar saltos de alegría y quiero dar patadas de rabia. Quiero gritar de excitación y quiero gritar de enfado. Deseo vivir todo lo que se me cruce en el camino, deseo aprovechar cada oportunidad, deseo decir sí. Quiero lanzarme de lleno a todo ese conjunto de sentimientos y sensaciones que llaman Vida. Quiero ayudar y quiero dejarme ayudar. Quiero correr y quiero pasear. Contemplar y crear.

Deseo que mi vida se multiplique y se divida y se vuelva a multiplicar, deseo cazar y ser cazada. Deseo respirar por algo aunque lleguen los momentos también de respirar por respirar. Todo es necesario, todo es mi camino.

Deseo amar. Deseo amar hasta el punto de confundirme quién soy yo y quién es el amado. Deseo también derrumbarme y volver a levantarme. Las lágrimas siempre me enseñan algo nuevo y me hacen más fuerte, más inteligente, más capaz.

Deseo, deseo, deseo vivir y deseo morir. No hay nada que me detenga mas yo misma. Yo me abro. Yo me lanzo a un mundo lleno de sentimientos, lleno de vivencias.

Y tras vestirse con sus vaqueros favoritos y una camisa de colores vivos, salió a la calle pisando fuerte.

Sanlppms.

Amigos

Confianza. Complicidad. Alegría. Dolor. Lágrimas. Bailes. Sol. Lluvia. Luna. Nubes. Palabras. Teorías. Risas. Juegos. Sinceridad. Transparencia. Amor. Lealtad.

Almas que al juntarse crecen, y este sentimiento, la sensación de estar creciendo, les engancha y quieren más. Ven que se vuelven más completos; perciben todo más esclarecido y nítido; conectan con lo divino, con la vida misma, sonríen y desean que ese momento sea eterno. La amistad.

Sanlppms.

Adolescencia

A penas eran lo suficientemente maduros para saber lo que deseaban y sólo sabían que cuando se encontraban su corazón latía más rápido. Había miedo por no poder controlarse a sí misma cuando el otro aparecía alrededor. Este miedo era escondido y disfrazado por orgullo. Un orgullo que intentan justificar pero, todos sabemos que es inútil. Cuando alguien te descontrola significa mucho más, cuando alguien te descontrola el cuerpo habla y la mente se nubla ante tal poder. Esto asusta a los amantes y necesitan tiempo para averiguar porqué ocurre. Ambos han oído que cuando el corazón se te acelera y el estómago se hace un nudo, se trata de amor pero, ¿cómo es posible? Si a penas se conocen; si no llegan a tener una conversación fluida y cómoda ¿será que algo falla? O, ¿será que no son capaces de controlar tal emoción?

Decidió huir, intentar no pensar, abrir nuevos horizontes pero, se encontró que allá donde iba siempre aparecía el amado en la imaginación, en el recuerdo. Eso, además, le hartaba pues no podía así abrirse a otra gente, quiso huir y no pudo. ¿Por qué siempre vuelve? Se preguntaba. Siempre, siempre vuelve. ¿Qué tiene? ¿Qué me hace? Que siempre vuelve.

Él, sin embargo, se sentía aún más incómodo, aprovechó su huída para poder entablar algo con otras chicas pero, no funcionaba. Nada funcionaba. Le daba rabia el hecho de que ella también siempre volviera, igual, con la misma sonrisa, ésa que le hacía sentir tan pequeño. No confiaba en él cuando ella se le presentaba, tuvo momentos de lucidez si bien, ella nunca los pilló o a lo mejor sí los comprendió mas, simplemente pasaba de él, pensaba.

Pasaban los años y ese sentir seguía surgiendo cuando se encontraban, sin embargo, cada uno por separado continuaba pensando que era capaz.

Un día amaneció como cualquier otro, gracias al poder divino, sentían su energía, se encontraban en paz. Un día amaneció como cualquier otro, gracias al poder divino, sentían su energía, se encontraban en paz.

Ninguno de los dos sabía la razón pese a que el deseo de entender a veces les desesperaba, confiaban y se sentían seguros. No podía ser por algo malo, no podía ser por algo malo que siempre volvieran y, al final, volvieron.

 Sanlppms.