ADOLFO SUAREZ, quien de la política hizo arte.

Hoy ha fallecido quien fue el primer Presidente de Gobierno de España tras el Franquismo. Le tocó pilotar la época más interesante en la historia política de un país, la Transición de un régimen dictatorial a uno democrático. Con la fórmula de ruptura pactada, la Ley para la Reforma Política de su compañero Fernández Miranda, es una obra de arte jurídica, en un folio, sin salir de la legitimidad del propio régimen, instaurar uno nuevo. Impresionante. Digno de admirar si somos conscientes de las dificultades que tuvo que vadear.

Fiel siempre a la Democracia, quería escuchar y que pudieran ser escuchados todos los partidos políticos, y considerar también sus ideales. Tal vez, por este mismo carácter democrático tan marcado no tuvo grandes aliados políticos. Algunos no se fiaban de él por su propio pasado franquista, y otros sentían miedo por sus grandes avances y propuestas. No estaba definido, no defendía a ultranza nada más que la Democracia, y eso asustaba y asusta. En este aspecto, no me puedo sentir más identificada. No quiero definirme, no quiero cogerme de la mano a ningún pensamiento para dejarme arrastrar con todo el rebaño. Es más difícil vivir y contestar cuando te preguntan esperando una respuesta única, y es que no la hay. Recordando a Nietzsche, ninguna valoración es en sí misma universal o absoluta.

Y por todo ello, Suárez anduvo con pies de plomo, de la única manera que pudo hacerlo si no quería avivar las divisiones, aún existentes hoy en España. Y sí, muchas personas dicen que pudo hacer más, y él mismo no se llegó a sentir conforme. Sin embargo, con tan poco tiempo resolver temas por consenso como el de las Autonomías, si lo llegan a hacer… hubiera sido todo un prodigio. Tema que aún no está resuelto, y temo que no tienen energía los que mandan hoy en día para ponerse manos a la obra. Sí, una gran diferencia son las ganas de trabajar con las que contaban los políticos en el ’77 respecto a los actuales.

Amante de la CONCORDIA, consciente del valor del CEDER para poder ganar todos en conjunto, un gran orador que elevaba a LITERATURA sus discursos. Afiliado de la CONVIVENCIA, incondicional de la DEMOCRACIA. “Gracias a todos por todo”.

Gracias Adolfo Suárez.

Sanlppms.

“Creo que tengo fuerza moral para pedir que en el futuro no se recurra a la inútil descalificación global, a la visceralidad o el ataque personal, porque creo que se perjudica el funcionamiento de las instituciones democráticas”.
El 29 de enero de 1981, Adolfo Suárez en un mensaje por televisión al país anunciando su dimisión.

Anuncios