Veintialgo

Después de la adolescencia.

Se despertó antes de que sonara el despertador. Había dormido relajada, tuvo un bonito sueño y sus ojos se habían abierto suavemente. Con una sonrisa, puso la música de ese cuarteto de Liverpool y se metió a la ducha.

Me abro al amor, me abro al dolor, porque quiero y deseo Vivir, experimentar, sentir. Quiero reír y quiero llorar, quiero dar saltos de alegría y quiero dar patadas de rabia. Quiero gritar de excitación y quiero gritar de enfado. Deseo vivir todo lo que se me cruce en el camino, deseo aprovechar cada oportunidad, deseo decir sí. Quiero lanzarme de lleno a todo ese conjunto de sentimientos y sensaciones que llaman Vida. Quiero ayudar y quiero dejarme ayudar. Quiero correr y quiero pasear. Contemplar y crear.

Deseo que mi vida se multiplique y se divida y se vuelva a multiplicar, deseo cazar y ser cazada. Deseo respirar por algo aunque lleguen los momentos también de respirar por respirar. Todo es necesario, todo es mi camino.

Deseo amar. Deseo amar hasta el punto de confundirme quién soy yo y quién es el amado. Deseo también derrumbarme y volver a levantarme. Las lágrimas siempre me enseñan algo nuevo y me hacen más fuerte, más inteligente, más capaz.

Deseo, deseo, deseo vivir y deseo morir. No hay nada que me detenga mas yo misma. Yo me abro. Yo me lanzo a un mundo lleno de sentimientos, lleno de vivencias.

Y tras vestirse con sus vaqueros favoritos y una camisa de colores vivos, salió a la calle pisando fuerte.

Sanlppms.

Anuncios

Adolescencia

A penas eran lo suficientemente maduros para saber lo que deseaban y sólo sabían que cuando se encontraban su corazón latía más rápido. Había miedo por no poder controlarse a sí misma cuando el otro aparecía alrededor. Este miedo era escondido y disfrazado por orgullo. Un orgullo que intentan justificar pero, todos sabemos que es inútil. Cuando alguien te descontrola significa mucho más, cuando alguien te descontrola el cuerpo habla y la mente se nubla ante tal poder. Esto asusta a los amantes y necesitan tiempo para averiguar porqué ocurre. Ambos han oído que cuando el corazón se te acelera y el estómago se hace un nudo, se trata de amor pero, ¿cómo es posible? Si a penas se conocen; si no llegan a tener una conversación fluida y cómoda ¿será que algo falla? O, ¿será que no son capaces de controlar tal emoción?

Decidió huir, intentar no pensar, abrir nuevos horizontes pero, se encontró que allá donde iba siempre aparecía el amado en la imaginación, en el recuerdo. Eso, además, le hartaba pues no podía así abrirse a otra gente, quiso huir y no pudo. ¿Por qué siempre vuelve? Se preguntaba. Siempre, siempre vuelve. ¿Qué tiene? ¿Qué me hace? Que siempre vuelve.

Él, sin embargo, se sentía aún más incómodo, aprovechó su huída para poder entablar algo con otras chicas pero, no funcionaba. Nada funcionaba. Le daba rabia el hecho de que ella también siempre volviera, igual, con la misma sonrisa, ésa que le hacía sentir tan pequeño. No confiaba en él cuando ella se le presentaba, tuvo momentos de lucidez si bien, ella nunca los pilló o a lo mejor sí los comprendió mas, simplemente pasaba de él, pensaba.

Pasaban los años y ese sentir seguía surgiendo cuando se encontraban, sin embargo, cada uno por separado continuaba pensando que era capaz.

Un día amaneció como cualquier otro, gracias al poder divino, sentían su energía, se encontraban en paz. Un día amaneció como cualquier otro, gracias al poder divino, sentían su energía, se encontraban en paz.

Ninguno de los dos sabía la razón pese a que el deseo de entender a veces les desesperaba, confiaban y se sentían seguros. No podía ser por algo malo, no podía ser por algo malo que siempre volvieran y, al final, volvieron.

 Sanlppms.