ABORTO

Intento ver el fin o el motivo de la futura reforma de la ley y no lo consigo.

Si es por proteger a la natalidad debido a que dentro de unos años se complicará todo el sistema, que cambien de una el régimen de pensiones. Ahora bien, eso quizá a la gente tampoco le guste, en el sentido de en una sociedad picaresca como la nuestra queremos que nos regalen siempre más y trabajar pues… menos.

Y sin embargo, me hablan de proteger la vida, qué bonito suena la verdad, y además se afianzan a un colectivo conservador para las futuras elecciones. Y es que nada más el nombre: Ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada. Fíjate que yo pensaba que me acortaba los derechos y ahora resulta que la ley los amplia, porque trata a la mujer embarazada que aborta como “víctima”, en vez de tratarla como una mujer o persona más que decide por sí misma. Además de airearse con valores de justicia, igualdad y fraternidad diciendo que “no hay embriones de primera y de segunda, como no hay personas de primera y de segunda”. Cuando todos sabemos que en las clínicas privadas quien pueda pagar abortará, acogiéndose al daño psicológico, de nuevo perjudicando a los más débiles. Sigue leyendo

Anuncios