Detuve el silencio.

Por fin, el mejor momento del día. Voy a escuchar el silencio y ya me quedaré durmiendo.

La opinión es ego. Sandra, no, no interrumpas el silencio, intenta no pensar.

Sí, eso es.

El silencio.

Es que…

Años atrás siempre quería tener una opinión, pues lo veía como parte de la construcción de mi personalidad y quería ser una persona con “criterio propio”.

Respira, Sandra, respira.

Espera.

El juicio como parte del ego, como parte de lo material, pero en sí mismas… estas palabras son una opinión. Sí, bueno, pero no me dejaré llevar por la importancia de ésta.

En el terreno espiritual y energético son más significativos los actos que las palabras, los sentimientos que las razones. Las personas que más me han enseñado del amor, de la luz, de la vida… nunca me hablaron ni del bien, ni del mal, ni de Dios… mas fue a través de sus acciones como me mostraron qué camino y con qué actitud habían escogido para pasear por esta tierra. Sí, además en el Bhagavad-Guitá dice algo así, ¿no? Y ahora lo comprendo.

No estoy meditando… da igual seguiré con esta reflexión a ver dónde llego.

Antes siempre leía las noticias y experimentaba cambios en mí, ahora no es a la indiferencia donde me dirigo sino al silencio.

En términos jurídicos, sigo en mi fase de instrucción, quizá la resolución la sepa en un futuro o, tal vez, no. Aquí aprendo, averiguo y analizo, pero ya no siento la necesidad de dictar un veredicto al respecto y no me da miedo.

Ciertas personas pensarán que me vale todo, que me dejo influir y que no tengo principios, otras que siento indiferencia y algunas que simplemente no llego a comprender.

Yo sé que estoy en silencio, experimentando lo que leo, escucho y veo… todo se queda en mí, no tengo que demostrar nada a nadie, aunque si me preguntan contestaré. Seguramente esperan recibir una respuesta única, bien estructurada y cohesionada, de la cual me pueda sentir orgullosa y defensora. Nada más lejos de mí. Qué pena porque sigo instruyéndome y, aun siendo capaz de formar un juicio argumentado, no quiero cerrar mi mente, no quiero levantarle fronteras.

Tal vez un día, una todos los puntos formando un crochet de opiniones bien bonito, pero no aspiro a ello de momento, sólo quiero coleccionar hilos para no dejar ninguno de distinto grosor o color sin leer, escuchar o ver.

Sí, en vez de hablar seguiré actuando de la manera que hasta ahora mi aprendizaje me ha mostrado una sonrisa. Ensayo y error. Atreverse y asumir riesgos. En silencio, Sandra, en silencio.

Sanlppms.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s